Selecciona la ubicación en donde deseas el servicio:

La ubicación detectada es:

¿es donde quieres instalar el servicio?

No Si

Ingresa tu dirección:

Todo lo que hacemos tiene un fin

Todo lo que hacemos tiene un fin

Todavía hay dominicanos aislados de la tecnología.

Sin importar lo lejos o cerca que estés, estamos para tí. #NuestroFinEresTú

Yésica María

Peña Álvarez

Es una chica de 23 años que trabaja de lunes a viernes como niñera. Sus hijos no viven con ella, porque pasa su semana lejos de casa buscando darles una vida mejor.

Jeyson de 5 años vive con su abuela paterna en Las Américas, con él mantiene comunicación constante. Y José Manuel, de 1 año y medio, vive en el 40 de Villa Altagracia con la mamá de Yésica. No solo viven separados de Yésica, viven a 80 Kms el uno del otro.

En la casa de José Manuel no hay teléfono, ni internet, ni celular. Por lo que la comunicación entre semanas es muy escasa o casi nula.

Julia

Ascencio Olivier

Es una señora con una sonrisa de oro, que perdió la vista total a los 21 años. Discapacitada, pero no incapacitada. “Capaz de vivir la vida, como una persona normal”, como ella misma dice.

La pérdida de la vista no le impidió seguir adelante. Se rehabilitó en el Patronato Nacional de Ciegos. Está casada y tiene un hijo de 17 años.

Va sola a su trabajo, es el sustento de su hogar y siempre piensa en el futuro, está construyendo un segundo piso a su casa en San Cristóbal.

Pero hay 1 cosa que todavía le da miedo, ir al supermercado. ¿Una galleta dulce de una salada? ¿Un ají rojo o uno verde?

Ernestina Jiménez y

Carlos María Puello "Sérgido"

Son una pareja muy simpática, que nacieron y se criaron en Guardarraya. Están juntos desde el año 1965, pero no se han casado aún, siguen comprometidos. Según Sérgido, tienen 84 años juntos, es que se siente como toda una vida.

Son el centro de la comunidad. Sérgido es coordinador de un proyecto de reforestación de árboles frutales y del vivero de la comunidad. Y Ernestina tiene un colmadito donde se reúne gran parte de los vecinos entre jornadas de trabajo.

Aunque tienen toda la vida viviendo ahí, apenas hace 5 años que hay un camino de acceso vehicular y un mes que tienen electricidad. En Guardarraya nunca habían tenido una televisión.